Publicar un libro: 10 consejos para tener éxito al mandar un manuscrito

Enviar un manuscrito y tener éxito es fácil con estos consejos

Los hay en estanterías, en librerías, en grandes superficies, en portales de comercio electrónico, en la casa de nuestras abuelas… y en algunos casos sujetando la pata coja de una mesa. Pero antes de llegar allí, todos esos libros pasaron por un proceso similar. Desde que la idea se plasmó en la mente del autor hasta que estos conceptos saltaron al papel (o a la pantalla) hay una larga senda. Un camino que se retoma con otras acciones necesarias para que la obra vea la luz.

Uno de ellos es la recepción del manuscrito por parte de la editorial. Un paso crucial, en especial si es la primera noticia que el sello tiene del autor y que puede decidir si finalmente este publica su libro o no. Si bien casi con toda seguridad este borrador tendrá varios cambios para solucionar erratas y correcciones de estilo, hay que pensar en él como en una carta de presentación.

Si estás a punto de enviar un manuscrito, te aconsejamos que te detengas unos minutos para leer nuestros consejos y, de este modo, ampliar tus opciones de éxito a la hora de publicar un libro. ¿Todo listo? ¡Empezamos!

Qué es un manuscrito

Antes de empezar con los consejos, conviene saber qué entendemos por manuscrito. No, no tiene por qué estar escrito a mano (créenos, más de una persona ha preguntado si obligatoriamente debía estar redactado de esta forma o podía remitirlo a través de un archivo digital).

Podríamos definir al manuscrito como el borrador de la obra que más se acerca a su versión final. Un error que hemos detectado en la recepción de alguno de ellos es que la obra dista mucho de estar acabada. Y ahí va una gran pista, no es necesario que la obra esté cerrada hasta el último fleco, incluso el final es susceptible de cambiar durante el proceso de corrección.

Pero si entregas un manuscrito “en pañales” el editor tendrá más difícil hacerse una idea de la obra que le ha llegado. Este primer borrador ayudará a que la persona que lo recibe pueda juzgarlo de mejor forma y empezar a trabajar desde ese mismo momento, ofreciéndote consejos mejor afinados sobre lo que debes hacer.

Y otra pista antes de cerrar este apartado, es mejor un manuscrito en formato digital en lugar de enviar una pila de papeles escritos a mano. Reducirás tiempos y, casi con toda seguridad, una cantidad de dinero importante en mensajería.

Decálogo para enviar un manuscrito

¿Estás seguro de que lo que tienes es un manuscrito? ¿No es una mesa camilla ni una tortilla de patatas? Bien, es el momento de que la editorial conozca tu talento. Recuerda, este borrador será tu carta de presentación y puede que de ella depende que finalmente puedas publicar un libro. Por ello, presta atención a los siguientes consejos:

Que el manuscrito sea parecido a la versión final.

Ya lo hemos dicho, pero conviene repetirlo. El manuscrito que envíes a la editorial debe ser un borrador muy cercano a lo que será la versión final del libro. Por ejemplo, si tu proyecto literario es una novela, de esta forma el editor podrá conocer mejor a los personajes, la sinopsis y el entorno en el que se desarrolla la historia. En el caso de la poesía, se hará una idea de tu estilo y podrá aconsejarte pequeñas variaciones.

Sin duda una información muy importante antes de que la editorial de el visto bueno a la publicación de tu libro.

Corrige tu libro.

Aunque durante la publicación de tu libro la editorial pondrá en marcha un proceso de corrección, no debes olvidarte de que el manuscrito es tu carta de publicación. ¿Qué queremos decir con ello? Pues que una errata puede dar al traste con todo, tan solo imagina que en el primer párrafo de la obra exista una falta de ortografía.

Es imposible que entre tantas páginas no se haya colado alguna de estas faltas, revisa a fondo, pide ayuda a amigos y asegúrate de que el manuscrito esté libre de toda queja en este sentido. Si descuidas este consejo es posible que el borrador termine en la papelera de reciclaje.

Afina el tiro.

No mandes un manuscrito sin ton ni son. Antes párate a pensar un poco, ¿mandarías una novela de terror a una editorial dedicada a la poesía? ¿El mail que has puesto en la dirección es el departamento correspondiente o una dirección genérica? A veces, navegando un poco por la web del sello encontrarás la solución a preguntas como la temática de publicación o si existe algún correo específico para la recepción de borradores.

Palabras clave en el asunto del mail.

Tu manuscrito no será el único que reciba el editor. De hecho en su bandeja de entrada aparecerán otros mails de otros temas relacionados con la publicación de un libro. Ayúdale a identificar tu correo a través del asunto, para ello usa algunas de las siguientes palabras clave: MANUSCRITO + TÍTULO + nombre y apellidos, BORRADOR + TÍTULO + nombre y apellidos, ORIGINAL + TÍTULO + nombre y apellidos.

Incluye información sobre la obra.

Antes de que el editor se lance a la lectura del manuscrito, no está de más ayudarlo y anticiparle lo que se va a encontrar. Un pequeño documento incluyendo la sinopsis, género al que pertenece el manuscrito, número de páginas o una descripción de los personajes principales ayudarán a que la persona que lee el borrador se haga una imagen más cercana a lo que tienes en mente.

“Vende” tu libro.

Parecerá una broma, más cuando es la propia editorial quien debe encargarse de este asunto. Pero hacer un pequeño plan de ventas a la editorial en donde indiques el público objetivo al que te diriges y un pequeño análisis DAFO ayudará a que la persona encargada de revisar al manuscrito vea las oportunidades de publicar este libro.

Eso sí, realismo ante todo. Pensar que la obra tiene un gran target porque a ti y a tus amigos os gustan los vampiros no es muy serio.

¿Manuscrito completo o no?

En ExLibric somos partidarios de recibir manuscritos al completo, en especial en algunos casos. Por ejemplo, en los poemarios ya que si estos incluyen todos los versos que el autor haya escrito, permitirá que la editorial identifique si existe o un hilo invisible pero que une todos los poemas de esta obra.

En casos como la novela, recomendamos preparar un documento junto al borrador en donde se incluyan los dos primeros capítulos y alguno donde haya avanzado la trama para que el editor se haga una idea de todo el hilo de la obra.

No te extiendas en el correo.

Recuerda, tu obra no será la única que reciba la editorial. Serán muchos los mails que ocupen la bandeja de entrada y por ello una retahíla de párrafos y conceptos no servirán más que para cansar al profesional que vaya a revisar tu manuscrito. Preséntate, indica para qué has mandado este correo (de manera breve) y deja tus datos de contacto para que en caso de respuesta positiva, comience el proceso de publicación.

Ten paciencia pero no te despistes.

No te preocupes si la editorial no contesta, la lectura de un manuscrito lleva su tiempo. En muchas ocasiones el deseo de saber si la obra es válida, o no, para su publicación puede llevar a colapsar la bandeja de entrada a la que se envió el borrador para interesarse por su estado. Como entenderás, esto solo hace que se posponga la respuesta a tu duda.

Sin embargo, tampoco te duermas en los laureles. Pasado un mes después del envío del manuscrito, no es mal consejo preguntar a la editorial por el mismo. Quizás tu mail se haya perdido entre un mar de correos o puede que el responsable de su revisión se haya olvidado de contestar.

¿Tienes CV literario? ¡Aprovéchalo!

Si has ganado algún premio o ya has publicado con anterioridad, o cuentas con alguna red social en la que vayas depositando otros escritos, no te cortes y hazlo llegar a la editorial junto al manuscrito. Este CV literario te dorará de cierta autoridad a los ojos del sello que reciba el borrador.

Si careces de él no te preocupes, quizás el envío del manuscrito y su posterior publicación suponga la primera página de este CV Literario.

Toda respuesta te conviene.

Si después de la revisión del manuscrito la respuesta de la editorial fuera “no”, que no cunda al pánico. En esta respuesta seguramente aparezcan los motivos de esta negativa, y como toda crítica, si es bien llevada tendrá sus frutos. Anota estos consejos y arregla estos detalles para aumentar tus posibilidades de éxito la próxima vez que mandes el borrador.

¿Quieres hacer tu manuscrito real?:

Ponte en contacto con nosotros

[Total:1    Promedio:5/5]
Publicado en Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *