Ghostwriting ¿Qué es? ¿Qué hace un Ghostwriter?

ghostwriters escritores fantasma qué son
Carlos Rodríguez
Carlos Rodríguez
Su amplia experiencia en las ferias del libro le ha dado una idea clara de lo que buscan y necesitan los autores.
Contenido

El Ghostwriter es aquel escritor que redacta la obra de otra persona. Cuando hablamos de autor fantasma no nos referimos a un literato que ha regresado del más allá, ni nada por el estilo, si no de ese oficio que consiste en recibir un encargo para hacer realidad el libro que otro ha imaginado.

La persona que realiza el encargo al escritor fantasma le ofrece todo “hecho”. No solo le da la idea, si no que le ofrece todos los ingredientes necesarios para poder redactar la obra, desde la documentación hasta los pasos que debe dar e, incluso, un borrador que podrá ser modificado.  La mayor particularidad de las obras escritas por un Ghostwriter es que este no las firma, si no que aparece como autor aquel que ha recurrido a sus servicios.

¿Qué tipos de textos pueden ser escritos por un Ghostwriter?

No hay que olvidar que un Ghostwriter no deja de ser un escritor al uso, por lo que puede redactar cualquier tipo de texto. Desde un poemario, hasta una novela, o incluso una tesis doctoral. Eso sí, siempre es mejor acudir a un experto en la materia y no pedir, por ejemplo, a alguien especializado en poesía que elabore una novela.

Hay que destacar que es más habitual encontrarnos con un libro, fruto de los escritores fantasma por encargo, en el caso de las biografías. Y es que es común que las grandes personalidades de la historia no dominen el arte de la literatura, carezcan de tiempo, o no sepan muy bien cómo transmitir su historia.

¿Qué se necesita para ser un Ghostwriter?

Pasos para ser ghostrider

Ser Ghostwriter puede parecer algo sencillo, al fin y al cabo se trata de hacer realidad el encargo de otra persona. Pero al igual que en cualquier otro libro, para que la escritura fantasma triunfe, esta debe tener talento y dominar el arte de la literatura. Por supuesto, debe dominar la ortografía y presentar un estilo propio que imprima a la obra ese carácter único que atraiga al lector.

Pero, aquí nos encontramos una de las grandes ironías de los escritores por encargo: si bien han de contar con su propio estilo, también han de saber imprimir a la obra el carácter de la persona que rezará como autor. Y es que hay que tener en cuenta que, de cara al público, la persona que contrató al Ghostwriter es quien ha creado esta obra.

¿Te imaginas un libro de Wiston Churchill redactado por un escritor fantasma en un tono de constante humor sencillo? Pues eso, hay que saber equilibrar la propia personalidad que se le da a una obra, propia de cualquier persona, y la de la persona que firmará la obra. Y eso nos lleva al siguiente ingrediente.

Porque para si te estás preguntando cómo ser escritor fantasma, la respuesta es obvia: encontrando una personalidad que quiera que redactes su obra. Normalmente esto suele ocurrir cuando alguien ha demostrado su talento como literato, aunque sin alcanzar el éxito, por lo que es reclutado para poner en marcha el proyecto de un tercero.

En la actualidad, y gracias a las nuevas tecnologías, han aparecido plataformas con las que simplificar el proceso de búsqueda y contratación de un escritor fantasma. Es el caso de la Association of Ghostwriters, creada por el argentino Fernando Iannace, quien sabe muy bien lo que es trabajar de esta manera para hacer realidad los libros de aquellos que no se han atrevido a ponerse el frente de su libro por el motivo que fuera.

¿Por qué alguien contrata un Ghostwriter?

Si alguien tiene la historia, los datos y el acceso a las herramientas para escribir un libro, ¿por qué no empieza a redactarlo y recurre a un escritor fantasma? La respuesta más evidente pudiera parecer que es la ausencia de talento para la redacción literaria. Pero no siempre es así, tal y como indican algunos de los Ghostwriter en la actualidad.

Por ejemplo, el ya mencionado Fernando Iannace resalta en una entrevista en el Diario La Capital, que no solo se trata de la falta de capacidad para la escritura, sino que en muchas ocasiones se debe a una falta de tiempo. Algo que queda muy claro en figuras tan reconocidas como la de un presidente del Gobierno, quien no dispone de momentos suficientes para plasmar su libro.

¿Cuánto cobra un Ghostwriter?

Cada contrato con un Ghostwriter es algo privado entre él y la persona que lo contrata. No podemos hablar de un rango de precios cerrado, solo poder ofrecer estimaciones a partir de lo que han reportado algunos escritores fantasmas. Caso de Marcia Layton Turner, fundadora de la Association of Ghostwriters, quien en los últimos años se ha llegado a embolsar entre 20.000$ y 100.000$ dólares por libro.

Otros datos, como los que ofrecen desde Business Insider¸ cifran entre 2.500 y 10.000€ mensuales las ganancias de un escritor fantasma. Lo que sí te podemos afirmar es que hay una serie de factores que influyen directamente en los emolumentos que recibe uno de estos profesionales: trayectoria, calidad, marca personal, tiempo de redacción, si será él mismo quien realice las correcciones, etc.

¿Se puede considerar el Ghostwriter una forma de plagio?

Hay que tener en cuenta que una vez que el escritor fantasma comienza su trabajo, ya se ha definido una relación contractual en la que quedan definidas sus obligaciones y sus límites. Es decir, la persona que firmará el libro ha tenido que dejar claras sus intenciones al respecto de la creación final y una de ellas es la de no volver a publicar una obra de estas características.

Por tanto, no podemos hablar de plagio en el trabajo de un escritor fantasma porque este siempre responderá a un encargo de la persona que lo contrato y que le ofrece la idea original.

Ejemplos de libros famosos escritos por un Ghostwriter

Podría pensarse que el trabajo de un Ghostwriter es algo que prefiere mantenerse en la clandestinidad dado que el firmante quiere que el público piense que es él quien ha redactado su libro. No obstante, como vamos a ver a continuación, en muchos casos el nombre del escritor fantasma no solo termina saliendo a la luz, si no que termina por conocerse como “la persona que escribe a…”

Tierra firme (Pedro Sánchez)

tierra-firme

El nombre de Irene Lozano ya salió a la luz con el primer libro del Presidente del Gobierno Pedro Sánchez, Manual de resistencia. Ahora, con su nueva obra, Tierra firme, volvemos a ver cómo la que fuera Secretaria de Estado de España Global ha vuelto a ser seleccionada por Pedro Sánchez para dar forma a este título, tal y como se nos explica en el diario El Español.

Encerrado con los faraones (Harry Houdini)

encerrado con lo faraones

Lo más curioso de este caso de escritor fantasma es el nombre del mismo. Y es que el encargado de redactar la obra del famoso escapista fue nada más, y nada menos, que H. P. Lovecraft. El que a la postre sería uno de los grandes autores de terror también dio sus pasos en este sentido haciendo realidad uno de los sueños de Houdini en forma de novela corta. Si quieres saber más sobre este caso, no te puedes perder este artículo de Forbes.

El conde de Montecristo (Alejandro Dumas)

El conde de montecristo

Sí, como lo lees. Una de las grandes obras en la historia de la literatura francesa no corresponde a quien la firma. Es notorio en la historia de la literatura que Alejandro Dumas padre tuvo a su disposición a numerosos escritores fantasma para dar forma a sus ideas literarias. Tal y como nos cuentan desde la revista cultural Hermeneuta, Auguste Maquet fue el coautor de El conde de Montecristo.

El misterio de Edwin Drood (Charles Dickens)

En este caso hablamos de escritor fantasma con todas las de la ley. La historia nos cuenta que Dickens murió cuando se encontraba escribiendo su decimoquinta novela, El misterio de Edwin Drood. Un libro inconcluso, ¡o eso parecía! Y es que el impresor Thomas Power no tuvo remilgos a la hora de asegurar que tras contactar con el autor fallecido, mediante una sesión de espiritismo, este le encomendó terminar con este libro.

Power aseguró que el espíritu de Dickens lo poseyó, prestándole el talento de ultratumba que permitiese terminar esta novela inconclusa. En 1873 El misterio de Edwin Drood vio la luz con el aporte del impresor, quien siempre mantuvo que siguió las instrucciones que el fallecido mandaba desde el más allá. Para descubrir más de esta peculiar historia de escritores fantasmas, no te pierdas este artículo de Brattleboro Reformer.

 

Co
men
tarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres tú el siguiente autor de ExLibric?

Únete a
nuestros escritores
SOLICITAR INFORMACIÓN
Recursos para:

Escribir

Editar

Publicar

Promocionar

Otros Recursos
¿Quieres publicar tu libro?

Empieza hoy tu aventura literaria de dar a conocer ese libro que tanto deseas ver en las manos de tus lectores.

¡Gracias!

Tu solicitud se ha enviado correctamente y en breve recibirás una respuesta de nuestros editores

Exlibric editorial logo blanco