Tipos de lectores: ¿con cuál de ellos te identificas?

Una lista con los distintos tipos de lectores según su personalidad.

Que exista más de un género literario es síntoma de la gran cantidad de gustos que hay. Al igual que los copos de nieve, las personas son diferentes entre sí, aunque a priori no lo parezca. De esta forma nos encontramos a los lectores del género romántico, a los de novela histórica, a los que se deleitan entre versos, a los que se transportan a otros mundos a través de la ciencia-ficción, y así podríamos seguir hasta que nos llamasen a la mesa para comer (lugar al que trasladaríamos el coloquio).

Sin embargo, si bien existen diferencias entre los lectores, también hay muchas semejanzas que permiten agruparlos en varias categorías. Porque en ocasiones no es el género lo que los caracteriza, la manera en la que nos enfrentamos a las páginas de una obra puede decir mucho de nosotros.

Como si de un horóscopo se tratase desde Book Likes han elaborado una lista agrupando distintos tipos de lectores. Sin embargo, aquí no influye el mes de nacimiento ni ningún astro. Serán tus costumbres las que determinen cuál es tu signo “lectorial”. ¿Cuál será el tuyo?

Tipos de lectores

Lector “polígamo”.

Un lector multitarea, puede llevar el hilo de varios libros al mismo tiempo y, aunque parezca mentira, nunca los entremezcla. Capaz de saber diferenciar a la perfección distintos argumentos y estar al tanto de todo lo que ocurre.

Lector “monógamo”.

Si existe un lector multitarea, también podemos identificar al que se “casa” con un solo libro. Mientras esta obra esté en sus manos, ninguna otra página (salvo quizás la del periódico) atraerá su atención. Además, estas personas incluso terminan releyendo sus favoritos.

Lector “extrovertido”.

También podríamos definirlo como aventurero ya que se sumerge en distintos géneros literarios y prácticamente lee todo lo que pasa por sus manos. Nunca dice que no a unas nuevas páginas, simplemente disfruta de este hábito.

Lector “introvertido”.

Al que se podría describir como selecto puesto que antes de decidir una lectura analiza muchos factores como el género, la trama, opiniones, reseñas de otros autores, características de los personajes que protagonizan la obra. En definitiva, no pone el pie en ninguna obra hasta que no se asegura de que pisa un territorio que le es favorable.

Lector “altruista”.

No solo lee, sino que quiere ayudar a que su grupo lo haga. Por ello recomienda grandes listas de obras. Porque si esta persona ha disfrutado con un libro, el resto también debe hacerlo… aunque al final terminen por no invitarlo.

Lector “neurótico”.

Estos lectores se distraen fácilmente, no son capaces de empezar un libro sin antes haber fijado su atención en otro. Empiezan muchas obras, pero difícilmente son capaces de terminarlas.

Existen tantos tipos de lectores

Otros tipos de lectores

Si pueden existir distintos tipos de horóscopos, ¿por qué no diferentes clasificaciones de lectores? Si no te encontraste en la anterior lista, quizás en esta te reconozcas con mayor facilitad:

Lector “hater”.

No lee nada que no le agrade, quizás le haya echado la cruz a algún género o autor. A menudo se pierde grandes obras, pero prefiere mantenerse fiel a estos principios antes que “rebajarse” a una obra que no se adecúe a su forma de ver la literatura.

El lector con un “millón de amigos”.

Lee pero no invierte, todos esos libros que pasan por sus manos se los ha prestado un amigo, un compañero del trabajo, etc. Si vuelves la vista y en tu biblioteca personal hay más de un volumen que tienes que devolver a un conocido, está claro que te ubicarás en esta categoría.

El lector “enamoradizo”.

Si antes hablábamos del “introvertido”, ahora estamos en las antípodas. A estos lectores les basta una portada atractiva para decantarse por uno de estos libros. Si tu cartera tiembla cuando pasa frente al escaparate de una librería y pocas veces vuelves de ellas sin un libro, ya tienes la respuesta.

Tsundoku.

Palabra japonesa que describe una variante del anterior, adquiere libros de manera compulsiva y los va sumando a su biblioteca personal. Todas estas obras terminan apiladas a expensas de que un día llegue su turno o de que su comprador termine regalándolos para que los ojos de otros lectores descubran lo que sus páginas encierran.

Lector para dormir.

Si no es en la cama, en pijama y a la luz de una lámpara ubicada en su mesita de noche, no verás a estas personas leer. Los libros para ellas son una herramienta con la que lanzarse a los brazos de Morfeo, una rutina imprescindible antes de coger el sueño.

Lector de postureo.

Para que un libro caiga en sus manos, antes debe tener ciertos “requisitos”. Y no nos estamos refiriendo al género o al estilo del autor. Estas personas siempre prefieren que la obra que se lleven a casa esté de moda, bien porque ha entrado en una de esas listas de imprescindibles o porque el famosillo se haya enzarzado en esta lectura.

Y tú, ¿con cuál de estos lectores te identificas? ¿Eres solo uno de ellos o una mezcla de varías categorías? ¡Cuéntanoslo! Y si te ha gustado el artículo y quieres ser el primero en leer el siguiente, ¡suscríbete a nuestra newsletter!

¿Quieres recibir artículos como este en tu e-mail?



Responsable del fichero: INNOVACIÓN Y CUALIFICACIÓN S.L.; Finalidad: envío de la información solicitada por el usuario; Legitimación: Consentimiento; Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros; Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Más información sobre nuestra política de privacidad

[Total:1    Promedio:5/5]
Publicado en Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *