Enseñar escritura creativa en los centros educativos

escritura creativa

Todos aprendemos a escribir desde pequeños. En el colegio e incluso antes, hacemos nuestros primeros trazos escritos, pero ¿se aprende también en los colegios o en los institutos la escritura creativa? ¿Se enseña a niños y jóvenes a escribir literatura?

Lo que está claro es que la escritura creativa se desarrolla con la práctica y hacerlo a edades tempranas ayudará a ir cogiendo soltura, pero también a estimular la creatividad, la imaginación y la inteligencia.

Es además vital acompañar esta creación literaria temprana con lecturas adecuadas a esta edad, porque la base de lo que escribimos está en los libros que leemos.

Y sí, en los centros educativos se debe impulsar la escritura creativa. Pero no hablamos de las típicas redacciones que creo que todos los niños y niñas hacen en el colegio, sino de ir más allá, introducir a los jóvenes en la creación de género literario.

 

Beneficios de la escritura creativa

Los expertos han analizado los múltiples efectos que tiene la escritura en los jóvenes destacando algunos beneficios de la escritura creativa:

  • Desarrollo del lenguaje y de la expresión.
  • Mejora la concentración y la reflexión.
  • Desarrollo de la imaginación y de la creatividad.
  • Ayuda a la relajación.
  • Forma de entretenimiento.
  • Desarrolla el pensamiento, facilita el aprendizaje y la empatía.
  • Impulsa la habilidad de escuchar.
  • Ayuda a la organización de ideas.
  • Adquisición de léxico, comprensión de estructuras sintácticas y mejora del orden del discurso.

 

Escritura creativa en la legislación educativa

En la legislación con el programa de la asignatura de Lengua Castellana y Literatura de Educación Secundaria Obligatoria se incluye la escritura creativa.

En concreto, en la Orden 14 de julio de 2016 de la Junta de Andalucía donde se desarrolla el currículo de la Educación Secundaria Obligatoria, en las estrategias metodológicas de la asignatura de Lengua Castellana y Literatura se incluye escritura de textos propios de los ámbitos personal, académico y ¡textos literarios!

Advierte la programación que se partirá de textos sencillos de la vida cotidiana, para ir progresivamente abordando redacción de textos más complejos.

Matiza que el uso del portafolio es un instrumento interesante para tareas de escritura. Sabemos que muchos profesores impulsan ya este portafolio para la creación de textos literarios.

Educación literaria

Las programaciones de Lengua Castellana y Literatura en Educación Secundaria Obligatoria, según la LOE-LOMCE, se dividen en cuatro bloques, uno de ellos es el de la educación literaria donde también se aborda la creación de textos literarios. ”

Introducción a la literatura a través de la lectura y creación de textos”, advierte, para proseguir añadiendo que hay que abordar “Creación. Redacción de textos de intención literaria a partir de la lectura de obras y fragmentos utilizando las convenciones formales del género y con intención lúdica y creativa”.

 

Lectura de obras literarias

Está claro que en las aulas hay que incluir la escritura creativa partiendo desde la lectura, lectura de obras de la literatura española y universal y de la literatura juvenil adecuadas a su edad como fuente de placer, de enriquecimiento y de conocimiento para lograr el desarrollo de sus propios gustos e intereses literarios.

Asimismo, no hay que olvidar acercar y dar a conocer los géneros literarios consultando y utilizando fuentes y recursos variados de información. Añade además la legislación que se debe abordar la lectura comentada y recitado de poemas, reconociendo el ritmo, la versificación o las figuras semánticas.

 

La puesta en práctica de la escritura creativa

Sobre el papel todo parece muy bonito. Pero después, el problema con el que se encuentran los profesores de Lengua y Literatura en las aulas es que tienen grupos con muchos alumnos y demasiados contenidos que abordar, ya que junto a la escritura hay gramática, sintaxis, morfología, semántica o historia de la literatura con horas limitadas, lo que impide realizar un seguimiento personalizado de la creatividad de nuestros jóvenes.

Asimismo, no solo hay que enseñarles a escribir, también a leer y a hablar, todo lo que en definitiva incluye la competencia en comunicación lingüística.

Por lo tanto, no está nunca de más que en el seno familiar, también se impulse a los niños, no solo a leer, también a escribir, a dar rienda suelta a su creatividad a través del lápiz y papel.

En el caso de nuestra editorial, llevamos ya varios años organizando talleres de jóvenes editores para impulsar la creación literaria en los centros educativos, pero haciéndoles ver cómo es el posterior proceso de elaboración de un libro. El alumnado visita la editorial, escribe textos breves, lo corrigen, maquetan, diseñan la cubierta para que todo termine impreso en forma de libro.

[Total:1    Promedio:5/5]
Publicado en Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *