Errores de escritura que debes evitar a toda costa

errores-escritura

errores-escritura

Con el fin de ser cada vez mejores escritores, hoy vamos a repasar errores de escritura destacando aquellos más frecuentes. Ya se sabe que cuando un proyecto editorial va a ser publicado, es fundamental realizar una revisión ortográfica, es decir, comprobar que se cumplen las normas de escritura de una lengua, pero también analizando el uso o no de reglas que rigen la confección de un documento impreso mediante signos y tipos de letras.

Se trata de pulir al máximo un proyecto para ajustarlo a las normas establecidas y procurar que, independientemente del estilo, el texto atienda a una serie de normas de ortografía y estructura. Por tanto, se convierte en una fase fundamental dentro de todo el proceso editorial.

Entre los servicios de nuestra editorial de libros encontrarás siempre, porque además lo entendemos como obligatorio, la corrección ortotipográfica, un libro debe estar libre de errores.

¿Quieres recibir en tu e-mail artículos de utilidad para escritores?



Responsable del fichero: INNOVACIÓN Y CUALIFICACIÓN S.L.; Finalidad: envío de la información solicitada por el usuario; Legitimación: Consentimiento; Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros; Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Más información sobre nuestra política de privacidad

Por eso es tan importante la figura de un corrector experto. No es que los escritores no sepan, es que hay profesionales que han dedicado su carrera a analizar palabra a palabra y hacer que un texto sea perfecto contando con titulación específica en corrección. Verán errores de escritura que tú puede que no veas, teniendo en cuenta que tu visión sobre tu propia obra literaria no será objetiva.

 

Errores ortográficos

Tú o tu

Cuándo se usa como pronombre personal lleva tilde. Cuando es posesivo, no.

Pronombre personal: Tú haces este postre.

Posesivo: Este es tu postre.

Mí o mi

Exactamente la diferencia es la misma que el caso anterior. Pronombre personal con tilde, posesivo sin tilde.

Pronombre personal: No fue a mí la persona a quien llamaron.

Posesivo: Este es mi teléfono.

Haber o a ver

Qué frecuente este y qué doloroso para nuestros ojos. La diferencia es sencilla.

Haber es un verbo que indica que hay algo y A ver es la suma de la preposición a y el verbo ver. Suele generar confusión, sin embargo es bien clara la diferencia. Por eso os aconsejamos pensar en el contexto y analizar qué es más adecuado. Vamos a verlo con un ejemplo:

Haber: Mira en la despensa, tiene que haber algo.

A ver: Mira en la despensa a ver si hay algo.

Hay, ahí, ay

Al igual que con haber y a ver. Es necesario pensar en el contexto para tratar de no confundir estas tres palabras.

Hay: conjugación del verbo HABER.

Ahí: adverbio de lugar.

Ay: onomatopeya

Ejemplos. ¡Ay! Me ha picado un mosquito. Ahí hay muchos. Sencillos ¿no?

Allá, halla, haya

Similar a lo anterior. Allá es un lugar en el espacio, halla es una conjugación del verbo hallar y haya es un árbol o el Tribunal de La Haya y también, conjugación del verbo haber.

Ejemplo: Allá, cerca del haya han hallado restos de una mezquita antigua.

Más o mas

Caer en este error es más sencillo si no se conoce la diferencia. Más (con tilde) es un adverbio de cantidad que designa una cantidad mayor. Mas (sin tilde) es una conjunción que sirve para unir dos oraciones. Es como un pero.

Ejemplo: Me encantaría ver más películas en casa, mas mi madre pensaría que no hago nada.

Yendo o llendo

Sencillo y fácil. Solo hay que tener en cuenta que la palabra llendo NO EXISTE.

Yendo es el gerundio de ir.

Vaya o valla

Vaya es el presente del verbo subjuntivo de ir y también se usa como impreativo.

Valla es una plataforma clavada en el suelo que se usa para delimitar espacios o separar áreas.

Ejemplo ¡No vayas hacia allí! Esa valla no te va a permitir saltar. Es demasiado alta.

Errores de redacción

Entre los errores de escritura más frecuentes también encontramos errores de redacción:

  • Uso excesivo de la coma. Vale que son necesarias para facilitar la lectura y aligerar el peso visual. Pero hay que evitar usarlas para separar sujeto y predicado.
  • Sujetos y predicados sin concordancia. Ocurre con frecuencia en el momento que se escribe sobre colectivos. Vamos a verlo más claro con un ejemplo: ¡Vente! Son gente entretenida, te va a encantar la experiencia. La forma correcta sería: ¡Vente! Es gente entretenida, te va a encantar la experiencia.
  • Es algo sencillo de comprender, la palabra gente es singular aunque se refiere a un colectivo. De hecho, tiene un plural: gentes.
  • Infinitivo introductor. Pese a que prácticamente todos lo hemos usado alguna vez, es un gran error. No son verbos impersonales, por tanto es preferible recurrir a una perífrasis verbal.
    Ejemplo erróneo: Indicar que este programa será de uso exclusivo en clase
    Ejemplo correcto: En primer lugar me gustaría indicar que este programa será de uso exclusivo en clase.
  • Extensión de los párrafos: hay que evitar a toda costa que sobrepasen las 10 líneas.
  • Economía del lenguaje: como en todo, la sencillez es un valor añadido. Evitemos los adornos gramaticales que no aportan nada y vayamos al grano con ligeros.
  • No se escribe igual que hablamos: las coletillas que usamos en la comunicación oral no deben trasladarse a nuestros textos escritos.
  • Si escribimos en castellano… ¡Huyamos de los términos ingleses!
  • ¿Con letra o número? Preferiblemente con letra. Sobre todo, en cifras más elevadas es más adecuado poner veinte mil que 20.000.

Errores ortotipográficos

  • Uso de tipografías: elige un tipo de letra y mantenla a lo largo de todo el libro. Nada de usar diferentes para los capítulos o el índice, el principio básico es la unidad.
    Diálogos: se usa una raya y no un guion. Con frecuencia distinguimos las conversaciones de forma errónea por la similitud entre ambos signos de puntuación.
  • Párrafos: no necesitan una separación especial entre uno y otro. La sangría en primera línea marca que se trata de un párrafo nuevo. Y no, no es necesario poner sangría al primero ya que es inevitable diferenciarlo.
    Los títulos no llevan punto y final. No son una oración. Son un título. Sea cual sea su posición lo correcto es terminarlo con la última letra sin añadir un punto.
  • Negritas y cursivas. Vale que los títulos se diferencien visualmente. Pero dentro del cuerpo de texto no. Si se trata de algún extranjerismo, luz verde a la cursiva. Pero nada más.

 

Otros errores de escritores

Puedes leer en este artículo sobre errores de redacción algunos otros elementos que también podrás mejorar en tu redacción si quieres llegar a escribir y publicar un libro.

Evitar las frases excesivamente largas y las subordinadas, huir de los clichés, cuidar el vocabulario, los tiempos verbales o afrontar correctamente la narración son otras cuestiones que, aunque no sean directamente errores, sí diferencian entre escribir un libro bueno o escribir un libro no tan bueno.

Cuestiones como las descripciones, los diálogos, el ritmo narrativo generar interés y dar verosimilitud son otras cuestiones a tener en cuenta.

 

Es el momento de escribir

Ahora que ya sabemos los errores de escritura frecuentes en los que caemos los autores, ya podemos tenerlos en cuenta y evitarlos, sobre todo, en el caso de los textos para tesis doctorales o trabajos de clase que no van a pasar por revisiones.

En cualquier caso, nosotros aconsejamos siempre contar con la experiencia de un corrector que va a pulir tu obra hasta la perfección.

Eso sí, el consejo final para evitar errores de escritura es que ¡a escribir se aprende escribiendo! Manos a la obra y si ya tienes obra escrita, publica un libro.

[Total:17    Promedio:2.9/5]
Publicado en Blog

5 Comments

  1. Jesus Valiente dice:

    En el caso de Mí o mi, cometen un error garrafal. Escriben «Pronombre personal: No, fue a mí a quién llamo» cuando creo que deberían escribir «llamó» con tilde en la última letra.
    Por nada.

  2. Pedro.Ruiz dice:

    En la primera línea del artículo: «con el fin de» es más correcto usar nuestra preposición «para».
    Un abrazo.

  3. Jesús Bueno dice:

    Gracias por los comentarios.
    Vendría bien una recomendación de uso con términos que, poco a poco, se van imponiendo y tienen significados distintos:
    Se usa diverso en lugar de diferente o variado.
    Se usa correcto por adecuado.
    Se usa, hasta la saciedad, escuchar por oir.
    Se usa entrar por meter.
    Se usa sacarse algo de encima por quitarse algo de encima.
    En las dos últimas, creo que se debe a malas traducciones de catalán en eventos deportivos sobretodo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *