Publicar un libro: cómo presentar tu obra a un certamen literario

¿Cuáles son los pasos a seguir para presentar una obra a un certamen literario?

¿Ya has terminado de escribir tu libro? ¡Enhorabuena! Meses, o incluso años, de esfuerzo han dado sus frutos tu obra ya es una realidad. Ahora es el momento de empezar a recoger los frutos de tantas energías gastadas en el proceso. Porque esas páginas merecen una recompensa después de tantas noches en vela y tardes frente al ordenador (o la máquina de escribir si eres de los que prefieren el método clásico).

Precisamente porque el talento y el esfuerzo merecen ser recompensados existen multitud de certámenes literarios que premian a los autores. Galardones que no solo se traducen en emolumentos económicos, sino que también pueden traducirse en una difusión de la obra que ayuda a que tanto el nombre del escritor como el del libro sean conocidos.

Si estás pensando en postularte a uno de estos certámenes literarios te proponemos varios consejos para que tu candidatura sea perfecta. Prepara tu obra, toma buena nota porque quizás tu nombre aparezca como ganador de uno de los muchos galardones a los que aspiran autores de todo el mundo.

Por qué presentar tu obra a un certamen literario

Si, la respuesta puede ser obvia: la retribución económica a la que se aspira en el caso de que la obra sea la elegida. Sin embargo, presentar tu candidatura a uno de estos premios tiene muchos más beneficios que el dinero que se lleva a casa aquel que se alza con la victoria. Estos son algunos de ellos:

Prestigio. Que el jurado de un certamen literario haya elegido a tu obra frente al resto es síntoma de la calidad que impregnan sus páginas. Un buen reclamo a la hora de promocionar tu libro tras haberlo publicado es la de mencionar el reconocimiento que ha conseguido.

Aprenderás. Si tu obra no es la elegida, no te vengas abajo porque al igual que en el amor, todo lo que sucede en estos certámenes conviene, incluso la derrota. En el caso de que el jurado no haya estimado que tu libro merece el premio, es el momento de hacer autocrítica y pensar qué ha podido fallar y mejorar de cara a próximas reediciones del título o futuros proyectos.

Ganarás práctica. Otra de las opciones es que tu obra no haya conseguido la victoria porque no hayas presentado la candidatura de forma correcta. Si esto es así, no te preocupes, este certamen no será el único y muchos otros te esperan. Eso sí, toma nota de lo que haya podido fallar y no repitas los errores en la próxima.

Inyección económica. Sí, no se puede negar que las retribuciones que brindan estos premios son un gran motivo para presentarse a estos concursos. En especial, para los autores independientes, esta inyección económica les puede servir para poder mejorar aspirando a servicios que en un principio no estaban a su alcance y para comprobar que si hay calidad de por medio, un libro puede generar beneficios.

Pasos para presentar tu obra

¿Tienes la obra preparada? Es el momento de empezar a trabajar para que tu libro llegue a este concurso y esté en condiciones de luchar por el premio final. Para ello, ahí van unos cuantos consejos:

Lee hasta la última coma. Serán muchos los puntos que aparezcan en la documentación del concurso. Pero te recomendamos que los leas de cabo a rabo para y poniendo toda tu atención en la lectura. Los despistes existen y nadie es ajeno a ellos, y centrándote en dichas condiciones serás capaz de comprobar si llevas todos los impresos, si cuentas con todas las copias de tus identificaciones, si has firmado donde debías y, lo más importante, ¡los plazos!

Marca los plazos. “No sé ni en qué día vivo”. Nos jugamos un café contigo en que en alguna ocasión has dicho esta frase, o has usado algo similar para indicar el nivel de vida tan atolondrado que llevas. Por ello te recomendamos que una vez conozcas los plazos de presentación de candidaturas y otras fechas relevantes, las apuntes en tus calendarios e incluso recurras a las nuevas tecnologías. Aprovecha las ventajas de los dispositivos electrónicos y que sean ellos los que te recuerden, sin falta, el día importante.

Registra la obra. Que no exista posibilidad de error, que la obra que presentes a concurso pueda ser directamente relacionada con tu nombre y ninguna otra persona pueda reclamar su autoría.

Cuida la presentación. El envoltorio también cuenta y una bonita presentación al jurado puede significar mucho. Asegúrate de que la letra sea legible y, en el caso de que decidas mandarla impresa, cuida de que el papel llegue en condiciones óptimas a su destino. Por supuesto, la numeración de páginas es un requisito del que no puedes prescindir.

Corrección. Tienes la obra del año, un tema nunca explorado, los personajes más interesantes del siglo pero… ¡HORROR! Hay erratas en tu obra, la concordancia brilla por su ausencia y el estilo no es que sea muy adecuado. Antes de que aprietes el botón de enviar o de que el mensajero recoja el manuscrito que presentas a concurso, revisa todas las páginas escritas y corrige todo error que vayas encontrando.

Certificados. Algunos concursos te solicitarán que entregues un certificado que atestigüe que tú eres su autor, consulta cómo debes enviarlo y los datos que deben figurar en el mismo.

[Total:0    Promedio:0/5]
Publicado en Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *