fbpx

La Reina coronada con rosas

Duerme la Reina

coronada con rosas,

su pecho cálido y suave

semeja tranquilas olas.

Tras sus negras pestañas,

el sueño aparece en sombras

sin alcanzar el azul del cielo,

perdida en una fantasía tenebrosa.

Duerme, amada Reina,

susurran los cuervos cada hora,

duerme y no abras los ojos,

no vaya a ser que descubras

marchitas tus azules rosas.

Publicado en Blogs de autores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.