fbpx

#DíaDelLibro: La aventura de crear un libro

Hoy, aprovechando que celebramos el Día del Libro, quiero compartir con todos vosotros, lectores que nos dais vida, como he vivido la experiencia de crear mi libro;  cómo se pasa a ese otro lado que habita detrás de las páginas que un día alguien acaricia entre sus manos para saborear con su mente.

Para los que no me conozcáis, soy Lidia Villalobos, autora de Eterno Febrero, un libro de poesía dedicado a Cádiz y al carnaval que vio la luz hace poco más de cuatro meses de la mano de Exlibric. Y, no os voy a engañar, no fue fácil. Sacar a la luz algo tan tuyo como la poesía, como el amor por una ciudad y una forma de vida como puede ser el carnaval, no es nada sencillo, pues es como abrirte en canal para que todos puedan saber (o leer) lo que llevas dentro. Y yo, personalmente, siempre tuve un poco de vergüenza de enseñar lo que escribía; era como desnudarme ante un desconocido, quizás por eso mis primeros poemas y escritos sólo llegaban a manos de familiares y amigos.

Pero un día, sin saber cómo ni por qué, sentí la necesidad de compartir todo eso que llevaba dentro con el mundo. Fue una sensación inexplicable que ocurrió sin más. Claro que de ahí a sacar un libro hay un camino largo por recorrer. Así que empecé por donde empezamos todos en la era en que vivimos, por la red. Crear un blog fue una forma de intentar llegar a un posible público que quisiera acercarse a mis escritos. De esas (de blogs) he tenido varias experiencias que ahora no vienen al caso y actualmente sobrevive una (poesiadepapel.com), pero ninguna equiparable a la de tener tu propio libro entre las manos.

Un libro, ese amigo incansable que te acompaña y te hace vivir emociones, aventuras, vidas nuevas… que te hace aprender, que te da lecciones, que te evade de una realidad a veces demasiado complicada como para poder enfrentarla a todas horas. ¿Cuántas cosas diferentes, cuántas cosas a la vez nos hace sentir un libro? ¿Y cuantas veces soñamos, los lectores a los que nos gusta escribir, con estar al otro lado? Yo lo había soñado muchas veces, pero no había reunido el valor suficiente para enfrentarme a ese reto.

Pero otro día, sin tampoco saber cómo ni por qué, sentí la necesidad de hacerlo, de enfrentarme, por fin, a mis miedos y luchar por un sueño: sacar un libro. Bueno, no sacar un libro, sacar Eterno Febrero. Poesía, Cádiz y Carnaval, las tres pasiones que explotaban dentro de mi unidas en un libro. Siempre digo que es algo que le debía, desde hace tiempo, a esta ciudad milenaria, y a su fiesta, que un día me enamoraron.

De estas tres pasiones, la poesía había sido la primera en llegar. Desde pequeña me gustaba jugar con las palabras, hacerlas rimar (tuvo la culpa Bécquer). Y es lo que tiene la poesía, que vas escribiendo, escribiendo, escribiendo… y un día te das cuenta de que tienes muchas. Y en esas muchas, muchas  dedicadas a Cádiz, una de mis musas, y otras muchas al carnaval, una de mis perdiciones. Y decides agrupar las que más te gustan, y se lo cuentas a alguien…y a otro alguien, y otro día de esos en que no sabes cómo ni por qué te entretienes mirando editoriales… ¿y si alguna? Te preguntas. Pero sabes que es difícil, muy difícil. La verdad, no me veía con las ganas (ni con la paciencia) de ir mandando un borrador a cientos de editoriales que, en el mejor de los casos, me responderían diciendo que valorarían la obra…. ¿Quién apoya a un autor desconocido? Queréis la verdad: (casi) NADIE. Y así es la vida, es lo que hay, España no se caracteriza por ser un país que apoye la cultura, ni a los nuevos autores ni nada por el estilo. Pero entonces descubrí el mundo de la autoedición como alternativa a la vía tradicional. Sí, pagar porque publiquen tu libro así es, pero mi pregunta es… ¿cuánto dinero vale un sueño? Os garantizo que merece la pena. Si pagamos por elegir la ropa que nos ponemos… ¿por qué no vamos a pagar por elegir como será nuestro libro?.

Y así empezó esta aventura, buscando posibles editoriales que dieran vida a mi obra, hasta que me encontré con Exlibric, que creyó en mi libro desde el primer momento y que me empujó a dar el paso que me faltaba, a lanzarme, por fin, a por mi sueño. Meses de trabajo en equipo, de correcciones, de horas frente a la pantalla del ordenador, de dudas, de ilusiones… hasta que Eterno Febrero fue tomando forma ante mis ojos y sentí que, al fin, había hecho lo que tenía que hacer. Sólo el que ha escrito un libro sabe lo que se siente al tener tu propio libro entre las manos, es algo indescriptible, una sensación que todo el que sueñe con escribir debería experimentar al menos una vez en su vida. Mi pequeño “bebé” había visto la luz. Y hoy, con apenas 5 meses de vida y empezando, como quien dice, a caminar, Eterno Febrero celebra su día. No sé hasta donde llegará, pero yo voy a ayudarlo, a empujarlo para seguir caminando, de mi mano.

Y tú, ¿me ayudas? Celebra el día del libro, regala (o regálate) poesía, regala Cádiz, regala carnaval y recuerda que, cada vez que compras un libro de un autor no conocido nos ayudas a hacernos grandes, poco a poco. Para mí, escribir un libro y todo lo que conlleva, ha sido una de las experiencias más bonitas y enriquecedoras que he tenido en la vida, ojalá algún día pueda volver a vivirla. Así que, querido lector, si a ti también te gusta escribir y sueñas con publicar un libro, no lo dudes, lucha por tu sueño, porque el próximo 23 de abril también puede ser el día del tuyo. FELIZ DÍA DEL LIBRO A TODOS

Publicado en Blogs de autores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *