fbpx

INTRO

Dos puntos de separación  me arrastraron

a punto y coma de melancolía.

Entre dos signos de interrogación

buscaba una admiración de alegría.

Pasaron los días y no podía sacar

ni una tímida sonrisa entre comillas, 

porque una tilde de recuerdos

me halló entre diéresis escondida.

Ahora una nostalgia salvaje me arrastra

a puntos suspensivos, 

y aunque entre paréntesis el dolor me apuñale,

debo añadir un punto y aparte

para encontrarme.

 

Publicado en Blogs de autores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.