Incluso con miedo

Una vez leí, que una persona promedio camina unos 10000 pasos por día, lo que supondría unas 150000 millas a lo largo de toda una vida. Eso sería suficiente para dar la vuelta al mundo unas cuatro veces, y me pareció irónico que nadie, ni aún andando lo suficiente como para recorrer el mundo cuatro veces, lo haya hecho.

Nos pasamos la mayor parte de esas millas dando vueltas en círculo, caminando hacia un trabajo que odiamos y recorriendo una oficina que estamos deseando dejar atrás. Cuando morimos, hemos gastado suficiente suela como para ir a sitios increíbles, en cambio, todos dejamos las huellas en sitios que realmente no desearíamos haber pisado.  Podemos elegir nuestros pasos y su significado, aunque la dirección no sea la correcta para dar la vuelta al mundo. 

Tenemos la capacidad de hacer cosas increíbles, pero nos da miedo caminar en dirección contraria. Supongo que todos debemos dar pasos que realmente no queremos, igual que podemos invertir los pasos en cosas un poco más fascinantes.

No hace falta dar la vuelta al mundo cuatro veces, el problema está en darla mil veces a la misma ciudad estúpida de la que quieres huir.  Así que sal, cambia de rumbo, incluso si el camino parece tortuoso u oscuro, Busca nuevas direcciones aunque parezcan equivocadas, porque, la realidad es que solo tienes 150000 millas en pasos antes de morir, dime, ¿A dónde has ido? ¿Cuánto has perdido caminando hacia lugares de los que no puedes salir? ¿En qué gastarías hoy tus 10000 pasos? ¿En qué gastarías tu vida?

Publicado en Blogs de autores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *