Comienzo de «El color de la venganza»

Comienzo de «El color de la venganza»

Aquella mañana, mientras cerraba con cuatro vueltas de llave la puerta de su apartamento por última vez, Mauricio Santamaría rumiaba con placer anticipado la diatriba que pensaba soltarle a la infortunada dependienta de la panadería por la supuesta cocción insuficiente de una barra de pan adquirida el día anterior. Así, mientras caminaba hacia el ascensor que estaba destinado a honrar con su cadáver, iba disfrutando no poco de la perspectiva que la mañana le ofrecía: “se va a enterar esa niñata estúpida, conmigo no se juega, si es necesario cambiaré de panadería”, pensaba, muy animado; sin embargo, su buen humor desapareció al llevar la vista al suelo del pasillo: “los malditos obreros polacos lo han vuelto a dejar todo hecho una mierda y la holgazana de la fregona no se molesta en limpiarlo, me van a oír esos también», rezongó en voz baja, sin levantar los ojos del suelo, dispuesto a no perder detalle de la más pequeña mancha, restregón o mota de polvo. Esa fue la razón de que lo primero que viera fueran sus pies, uno de los cuales se situaba entre el pasillo y la puerta del ascensor, impidiendo su cierre, mientras el resto del cuerpo lo esperaba dentro. Al entrar y levantar la vista, sus miradas se cruzaron durante menos de un segundo porque, rápidamente, unas manos firmes lo agarraron de los hombros con decisión, giraron su cuerpo para colocarlo de cara al espejo, agarraron su cabeza desde atrás y la torcieron brusca y eficazmente. La última impresión que se llevaría de este mundo, junto con la imagen desvaída que el espejo reflejaba de sí mismo y de quien estaba a punto de acabar con su vida, sería el sonido de sus propias vértebras, algo así como el de un cascanueces al cerrarse sobre una almendra. Sin embargo, la muerte fue piadosa con él, el dolor fue intenso, pero breve.

Co
men
tarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres tú el siguiente autor de ExLibric?

Únete a
nuestros escritores

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Las cookies son pequeños archivos de texto que las páginas web pueden utilizar para hacer más eficiente la experiencia del usuario.

La ley afirma que podemos almacenar cookies en su dispositivo si son estrictamente necesarias para el funcionamiento de esta página. Para todos los demás tipos de cookies necesitamos su permiso. Esto significa que las cookies que están categorizadas como necesarias se tratan con base en RGPD Art. 6(1)(f). El resto de cookies, es decir, aquellas de las categorías de preferencias y marketing, son tratadas con base en RGPD Art. 6(1)(a).

Esta página utiliza tipos diferentes de cookies. Algunas cookies son colocadas por servicios de terceros que aparecen en nuestras páginas.

En cualquier momento puede cambiar o retirar su consentimiento desde la Declaración de cookies en nuestro sitio web.

Obtenga más información sobre quiénes somos, cómo puede contactarnos y cómo procesamos los datos personales en nuestra Política de privacidad.

Al contactarnos respecto a su consentimiento, por favor, indique el ID y la fecha de su consentimiento.

cookie
Recursos para:

Escribir

Editar

Publicar

Promocionar

Otros Recursos
¿Quieres publicar tu libro?

Empieza hoy tu aventura literaria de dar a conocer ese libro que tanto deseas ver en las manos de tus lectores.

La IV edición de Relato 48 ya está aquí! 🏆✍️

¡Nuestro concurso anual de relatos cortos está de vuelta! Premios en metálico, cursos para convertirte en un escritor profesional. ¿¡Te atreves!?
¡Gracias!

Tu solicitud se ha enviado correctamente y en breve recibirás una respuesta de nuestros editores

Exlibric editorial logo blanco