Caminos

Caminos, relato de Mª Luisa Muñoz

Miró por la ventana del coche y lo vio alejarse sin saber cuánto lo echaría de menos nada más arrancar. Apenas daban las diez de la noche y la carretera estaba tan oscura como esa misma mañana a las seis. Descubrió, en el camino, que había trozos de autovía por los que pasaba de forma tan automática a diario que los desconocía. Debía centrarse al máximo para no despistarse en la oscuridad y subió la música por si corría el riesgo de quedarse dormida al volante. Con todo y eso, no se le olvidó su cara.

Él condujo hacia el otro lado, por la geografía dentada de la cara oculta de la costa y tampoco pudo dejar de pensar en el encuentro. Recordó cada paso que había dado desde esa misma mañana y la sensación que le quedaba al terminar el día.

Por alguna casualidad extraña, ambos buscaron una salida para girar y rehacer el camino. Los dos, también, se cruzaron en algún punto de la autovía, cada uno en su carril, el uno de ida, el otro de vuelta.

Publicado en Blogs de autores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *