A Capela dos Ossos en Évora

A Capela dos Ossos en Évora

Movimientos en «Los Cinco Tiempos de Uxía»

Quizás cien años eran demasiados, aunque fueses una criatura mágica o mestiza. Aunque fueses la reencarnación de la Hécate, la guerrera más poderosa de Gaia. Cien años eran demasiados años y Benedicta estaba agotada. Los pensamientos obsesivos sobre por qué sus hermanas y ella habían perdido la capacidad para la magia y por qué parecía que se habían olvidado de ellas mientras continuaban los conflictos entre las sombras y la luz hacían que deseara un fin para su vida en la tierra. Necesitaba retomar su esencia, necesitaba sentir como sentía cuando todo era normal… Y lo «normal» para una bruja de su categoría, guardiana de las almas era mantener el equilibrio entre la vida y la muerte de cada ser que existía.

El viaje con su nieta y con Juan la estaba ayudando a recordar, a encontrarse con aquella esencia lejana en la que se sentía tan feliz. Esas emociones tan únicas se hicieron una sola realidad en cuanto pisó la Capilla de los Huesos. Pudo sentir las almas de las personas atrapadas entre los dos mundos; el palpitar latente de los que no querían dejar este; tenían miedo; necesitaban dar al tiempo para atrás y solucionar asuntos pendientes. Almas sin cuerpo, energías traslúcidas que trataban de hablar en los oídos de los visitantes fascinados por la presencia de tantos esqueletos por todas partes; gritándoles que se quedaran. La oscuridad de la muerte no se da al Otro Lado, se da cuando uno se queda atrapado entre los dos mundos. Y allí había muchos perdidos en la eternidad sin luz. Benedicta los vio con compasión, pequeñas gotas amarillas, lágrimas extendidas como riachuelos, brillantes y translúcidas, recorriendo brazos, espaldas y orejas, sobre todo orejas. Sentían predilección desesperante por subirse en los hombros de la gente viva y murmurarles «quédate conmigo» una y otra vez, provocando escalofríos en la piel. O «llévame contigo», la súplica más peligrosa porque el inconsciente se abría a las plegarias de los muertos y la gente terminaba yéndose, arrastrando los pies, con una pesadez nostálgica que no se quitaría de encima por mucho tiempo.

Invocó un hechizo de cierre, algo muy sencillo para alguien como ella, que provocó que los visitantes que quedaban allí, de pronto, apuraran el paso hacia la salida y los que llegaban no quisieran entrar, manteniéndose ciegos a lo que sucedía dentro de la capilla. Después, volvió su vista compasiva a aquellos espíritus, empezando a cantar viejas letanías, antiguas, pronunciadas en lenguas ya extintas, acogiéndolos a todos como esa madre que arrulla a su bebé antes de dormir. Los riachuelos de luz se sintieron llamados por ella, se alargaron cual lombrices, arrastrándose por encima de fémures, tibias y calaveras hasta enroscarse en las piernas y los brazos de Benedicta.

Crear

Co
men
tarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres tú el siguiente autor de ExLibric?

Únete a
nuestros escritores

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Las cookies son pequeños archivos de texto que las páginas web pueden utilizar para hacer más eficiente la experiencia del usuario.

La ley afirma que podemos almacenar cookies en su dispositivo si son estrictamente necesarias para el funcionamiento de esta página. Para todos los demás tipos de cookies necesitamos su permiso. Esto significa que las cookies que están categorizadas como necesarias se tratan con base en RGPD Art. 6(1)(f). El resto de cookies, es decir, aquellas de las categorías de preferencias y marketing, son tratadas con base en RGPD Art. 6(1)(a).

Esta página utiliza tipos diferentes de cookies. Algunas cookies son colocadas por servicios de terceros que aparecen en nuestras páginas.

En cualquier momento puede cambiar o retirar su consentimiento desde la Declaración de cookies en nuestro sitio web.

Obtenga más información sobre quiénes somos, cómo puede contactarnos y cómo procesamos los datos personales en nuestra Política de privacidad.

Al contactarnos respecto a su consentimiento, por favor, indique el ID y la fecha de su consentimiento.

cookie
Recursos para:

Escribir

Editar

Publicar

Promocionar

Otros Recursos
¿Quieres publicar tu libro?

Empieza hoy tu aventura literaria de dar a conocer ese libro que tanto deseas ver en las manos de tus lectores.

La IV edición de Relato 48 ya está aquí! 🏆✍️

¡Nuestro concurso anual de relatos cortos está de vuelta! Premios en metálico, cursos para convertirte en un escritor profesional. ¿¡Te atreves!?
¡Gracias!

Tu solicitud se ha enviado correctamente y en breve recibirás una respuesta de nuestros editores

Exlibric editorial logo blanco