Rotundo éxito de asistencia en la presentación de ‘Arturo. La rana que soñaba con ser príncipe’

Arturo es una rana peculiar, su finalidad es convertirse en príncipe, pero deberá aprender mucho de los que más saben. Buscará la fórmula para conseguir su sueño consultando a los animales más sabios. Con este libro titulado ‘Arturo, la rana que soñaba con ser príncipe’, cuatro futuros educadores rompen el tópico de las ranas y los sapos en los cuentos para enseñar a niños de 3 a 6 años las distintas especies animales.

Sus autores son Carlos Moreno, Marta Medina, Daniel Moreno y Victoria Rojas, estudiantes de Magisterio de educación infantil del Centro Adscrito María Inmaculada de Antequera (CAMMIA) y miembros de la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE). Las ilustraciones son obra de Laura Hatero García.

El libro se presenta en la Librería Luces de Málaga

La presentación tuvo lugar el miércoles 26 de julio a las 19 horas en la Librería Luces de Málaga(Alameda Principal, 16) en un acto donde intervino la profesora, María Encarnación Salvador Campillos, y la directoria editorial de Exlibric, Inmaculada Pavía. El éxito fue total con la librería abarrotada.

El cuento surgió en clase. “Nos pidieron un trabajo que consistía en crear un cuento donde hablásemos de los animales y para poder explicarlos creamos esta historia que llegó después de muchos borradores, pero queríamos romper con el tópico de la rana que se convierte en príncipe para dar paso a una historia por la que van pasando los diferentes animales con una finalidad didáctica para educar a los más pequeños”, explica Daniel Moreno, uno de los autores.

El libro también quiere motivar a los niños a luchar por sus sueños, aunque con constancia y trabajo con una historia por la que pasan el león, el perro, animales acuáticos o pájaros.

“La creación del libro fue de un modo cooperativo, hicimos un guión básico con los animales que queríamos que aparecieran, introdujimos la trama y después empezamos a hacer borradores; uno escribía, se lo pasaba a otro que lo corregía y después se iba poniendo en común”, expone Moreno. El libro posteriormente se puso a prueba con niños de 3 años con resultados satisfactorios.

Los autores buscaron a alguien que pudiera realizar las ilustraciones y una profesora les recomendó a una antigua alumna del centro de Magisterio residente en Alemania, Laura Hatero, que preparó los dibujos para culminar una obra publicada por Exlibric.

Publicado en Eventos

Deja un comentario