10 excusas absurdas que te impiden llevar una vida sana

excusas deporte
[Total:1    Promedio:5/5]

 

El mejor día para cambiar tus hábitos de vida es hoy. Deja las excusas atrás. Solo es necesario un poco de voluntad y con menos de una hora al día conseguirás un cuerpo fuerte y sano. Lo analizamos con Mila López, autora de ‘Sana, fuerte y feliz’.

Tanto septiembre como enero son fechas habituales para que una persona se proponga un cambio de hábitos. Sin embargo, cuando llega la hora de la verdad, cuesta arrancar, es difícil empezar y, sobre todo, lo más complicado es mantener los buenos hábitos durante el tiempo. No habría que esperar a una fecha concreta, el mejor día para comenzar a realizar actividad física y llevar una alimentación más saludable es hoy.

El trabajo, los estudios, la familia creemos que son lastres, pero lo cierto es que tampoco hay que dedicar tanto tiempo para realizar actividad física o mejorar nuestra alimentación. Analizado el fenómeno por profesionales, nos indican que estas excusas son casi siempre salvables

«Son excusas que nos ponemos para no hacer ejercicio o no comer bien. A la hora de la verdad, con 30 o 40 minutos libres al día es más que suficiente, otras veces es por flojera o no querer tener una vida más activa», explica la entrenadora personal y técnico superior en Nutrición, Mila López.

«Quién no ha dicho alguna vez ‘Tengo que hacer muchas cosas y no me da tiempo para ir al gimnasio’ o ‘salgo tarde de trabajar y no tengo tiempo’ o ‘con mis hijos no tengo tiempo de hacer deporte’, ‘con los estudios no tengo tiempo para nada más’.  Sé que tener hijos te roba tiempo propio, hacer las tareas de la casa o incluso si trabajando 8 horas al día parece imposible hacer deporte… pero creerme que sí hay tiempo, y si no lo hay se crea, levántate una hora antes o duérmete una hora después, saca una hora para hacer deporte, tan solo te pido 60 minutos de tu día, solo eso», señala la autora de Sana, fuerte y feliz.

En el libro publicado por ExLibric se mencionan algunas de estas excusas habituales:

Estoy muy cansado para hacer deporte

¿Sabes qué es lo que te cuesta en realidad? Levantarte del sofá para ir al gimnasio, pero una vez que estés allí, vas a notar cómo la energía se apodera de ti. El ejercicio no te roba energía. Al contrario, la incrementa. Al hacer ejercicio tu cuerpo produce endorfinas y te sientes genial. Sabes que mucha gente lo considera como un antidepresivo, déjate de esta excusa, levántate del sofá y vete al gimnasio o a correr a la calle pero muévete, te va a ayudar incluso a dormir mejor.

 

Mejor empiezo el lunes

Y cuando llega el lunes, vuelves a poner la misma excusa. Da igual si es lunes, miércoles o viernes, levántate y muévete.  No esperes al lunes para mejorar tus hábitos de comida, la salud no entiende de días semanales, comienza hoy. No te pido que lo cambies todo, pero cambia algo, cambia ese sándwich de la noche por un pescadito y una ensalada, cambia ese refresco por agua, cambia esas patatas fritas por frutos secos, haz el cambio te va a sentar mejor de lo que piensas.

 

Si nadie viene conmigo, no voy

No dependas de nadie o nunca serás libre. ¿De verdad sientes que tienes que ir con alguien para disfrutarlo? Muchas veces las mejores cosas se hacen a solas, disfruta de ese pequeño momento para ti, conecta con tu interior y desconecta del mundo.

 

Estoy con el periodo

¿Cuántas chicas no lo habrán utilizado como excusas? Hay estudios que demuestran que entrenar mientras estamos en esos días es incluso hasta beneficioso pues disminuye los dolores típicos por la liberación de endorfinas, además posiblemente también disminuya esa ansiedad que aparece y quieres comerte medio mundo a base de bocados. Es normal que no vayas a realizarlo con la misma intensidad, pero os aseguro que podéis seguir haciendo ejercicios esos días, bajad la intensidad pero hacedlo.

 

Tengo muchas agujetas

Fuiste ayer y hoy tienes agujetas por todo el cuerpo y lo primero que piensas es «hoy tengo muchas agujetas para ir, mejor espero a que se me quiten y vuelvo». Error amigos, si fuese dolor por alguna molestia o por haberte lastimado te diría que parases, quizás unos días, para que tu cuerpo se recuperase bien, pero las agujetas es algo normal que suele ocurrir cuando le das nuevos impulsos a tu cuerpo y haces ejercicios que no has hecho antes o le has dado con más intensidad. A no ser que seas extremadamente dolorosas, nada de quedarte en el sofá ni en casa, vístete y vete directo al gimnasio, las
agujetas se quitan moviéndote.

 

Seguir una alimentación sana es caro

La alimentación sana es cara dependiendo desde qué aspecto la miremos. Si la comparamos con los paquetes de galletas azucaradas, tabletas de chocolates, dulces elaborados a la abundancia sin saber qué cosas llevan o patatas fritas de paquete que te venden por apenas nada, pues sí es caro. Pero entonces tendremos que comparar también si vender su salud y perderla con el paso del tiempo o mantener una buena salud y mejorarla con el paso del tiempo. Comparemos entonces el precio de las enfermedades, medicamentos, tratamientos para la tensión, la circulación, problemas metabólicos, colesterol alto… ¿Crees de verdad que la comida sana es cara? ¿De verdad quieres vivir a base de comida con ingredientes desconocidos para ti y para tu cuerpo o a base de alimentos que te proporcionan bienestar, salud, energía y a la vez te dan hasta alegría? La elección es tuya amigo.

 

No tengo un gimnasio cerca/ No puedo pagarme un gimnasio

Sé que hay ciudades que a lo mejor no tienen gimnasios o no están nada cerca y llegar a él te es difícil o que pagar un gimnasio a veces es complicado cuando tus ingresos no son realmente buenos. No hay problema, tienes la calle y tienes tu casa, puedes correr en la calle y hacer ejercicio con tu propio peso o buscándote algunas bandas elásticas o materiales como mancuernas que puedes encontrar en tiendas de deportes. Hay muchas formas de hacer deporte incluso enfundarte en música y dejarte llevar puede llegar a ser la mejor forma de liberarte en el día y quemar calorías.

 

Está lloviendo/ Hace frío/ Hace mucho calor

A tu cuerpo le da igual si llueve, nieva o estás a 40º. Si está lloviendo busca un sitio cerrado, ya sea el gimnasio o la casa, no te vas a mojar, no pongas esa excusa porque no vale, está lloviendo fuera no dentro. Si hace frío, empieza a calentar verás qué pronto se te acaba el frío, una vez que coges el ritmo te va a dar igual si hace frío o no.

Si hace calor pero practicas deporte en el gimnasio no hay excusas, ellos ponen aire acondicionados y si lo realizas en la calle, sal temprano o casi a la noche, no hay excusa, búscate la hora más fresca. Para el próximo año prometo ponerme en forma y empezar la dieta ¿Por qué el año que viene? ¿Qué tiene que ver el año para preocuparte por tu salud y bienestar? Dejemos las excusas tontas, preocúpate ahora, cuanto antes cojas conciencia de que tu salud vale oro, muchísimo mejor para ti y tu organismo. No esperes a llegar al lunes o al año que viene, actúa ahora.

 

Me da vergüenza que la gente me vea haciendo deporte

Que levante la mano la mujer que nunca a dicho esa excusa. ¿Nadie verdad? Sal de casa con la mejor aptitud y dispuesta a comerte el mundo. Si haces deporte en la calle no dejes que las miradas te acobarden, eres libre de hacer cosas que te hagan disfrutar, mírales y dedícales una sonrisa, habrá quien te responda y habrá gente que no, pero es tu momento del día dedicado solo a ti, que nada te importe.

Si haces ejercicio en el gimnasio no te dejes intimidar por esa voz interior que te dice que todos te están mirando y que están pendientes de lo que estás haciendo. Habrá gente que esté pendiente claro que sí, pero los que de verdad van a entrenar no van a estar pendientes de ti ni de lo que haces, te lo aseguro.

 

Paso hambre y no me lleno comiendo saludable

Si estás cansado, sin energías o con hambre, entonces no estás comiendo bien y por supuesto tampoco estás comiendo saludable. Se trata de comer mejor no menos, se trata de elegir las opciones buenas frente a las perjudiciales. Consume en tu día a día 5 porciones de comida, en la que incluyas siempre proteínas, luego te diré el por qué, consume mucha verduras, te sacia y además es bajísima en calorías y alta en fibra, consume carbohidratos completos, luego te diré cuáles son, te proporcionan energía poco a poco en tu día y por supuesto consume grasas buenas, ellas no son el enemigo, opta por los frutos secos o el aguacate pero ojo, controla las porciones.

 

Sana, fuerte y feliz

Según la entrenadora, romper con estas excusas está al alcance de cualquiera y será cuestión de tiempo obtener resultados para ganar calidad de vida, sentirnos mejor por dentro y por fuera como base para tener una vida más feliz.

Eso sí, conseguir resultados también dependerá de cada persona. La genética juega un papel fundamental, determina cómo es cada cuerpo. Ser fuerte es ser sano y ser sano es lo bello, ya se esté más o menos delgado, se tengan más o menos curvas.

Para ampliar en torno a estos temas, no dejes de adquirir el libro de Mila López, Sana, fuerte y feliz.

Publicado en Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *