LOS ESCALONES

Subí poco a poco los escalones en nuestra relación y por cada uno que subía a mi corazón le aparecían dos moratones más. Cuando me pude dar cuenta estaba en la cima, en el piso más alto, y parecía que las escaleras desaparecían, dejandome solamente con dos opciones: arrojarme al vacío o quedarme allí sentada, esperando que mágicamente surgieran de nuevo los escalones que me pudiesen hacer bajar de aquella pesadilla.

Él apareció en la misma sala del piso en el que había caído dormida, mientras soñaba que podía correr en un prado, que el sol me sonreía y abrumaba, que era libre. Me despertó bruscamente y vi entonces cómo llovía a mares, que estaba atrapada y no podía moverme. Todos mis miedos se acabaron de pronto y surgió en mí la esperanza, pues él tenía una cuerda, con la que supuse que me iba a bajar de allí. Sin embargo, poco más tarde me estaba empujando al vacío, y, mientras yo caía, vi como él bajaba aferrándose a la cuerda, pudiendo pisar en breve la tierra firme, sabiendo que podría captar los sabores y olores de nuestro mundo, las desgracias y las oportunidades de este gran pequeño punto azul pálido.

Creyó que tenía derecho a arrebatarme la vida, porque soy mujer y socialmente he sido conocida como el hombre mal hecho, el débil y el que indujo todos los males de la humanidad, pero lo que no sabe es que yo y todas las mujeres que hemos sido asesinadas a manos de hombres seguimos viviendo, más fuerte que nunca, en el resto de mujeres que aún habitan la Tierra. Porque no vivimos en este mundo para no vivirlo, porque somos todos parte de él y la supremacía de los hombres sobre las mujeres debe acabar. Aunque pueda sonar ingenua, tengo fe en que este mar de sangre, a pesar de que nunca se secará, cesará, pues nuestra fuerza y unión, la de todos los hombres y todas las mujeres, acabará sellando la desigualdad. Tengo fe en que, en menos tiempo del que imagino, nadie más tendrá que ir subiendo escalones.

Publicado en Blogs de autores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *